jueves, 30 de abril de 2015

Influencias II

Hizo un ademán con la mano, como abanicando el aire. Pero aquel gesto no era suyo, y al hacerlo le rechinó tanto que le picaron las encías.